Colonche, el vino de tuna que no podemos olvidar

Foto

Cd. de México.- Cuando el nopal da frutos en los meses de julio y octubre, los estados de Zacatecas y San Luis Potosí alistan todo para preparar una antigua bebida de hace dos mil años: el colonche, que significa vino de tuna.

Esta bebida es tan antigua como el pulque, su origen es un poco incierto pero aún es consumida por algunos pueblos indígenas de las zonas más cálidas del país, como los tarahumaras y los yaquis de Sonora, quienes la  elaboran con la tuna roja cardona, rescatando la receta que ha pasado de generación en generación.

Primero recolectan las tunas, las pelan y las exprimen, luego las cuelan a través de un cedazo de ixtle o paja para eliminar las semillas.

El jugo que se obtiene se hierve y posteriormente lo dejan reposar para que se fermente de forma natural, creando así un vino de sabor dulce.

Lo curioso de esta bebida es que sólo puede ser elaborada con las tunas que se cosechan en Zacatecas y San Luis Potosí, dado que son más jugosas y dulces que las de otros estados, por lo cual su sabor no puede ser igualado.

Desgraciadamente esta bebida está al borde de convertirse sólo en una leyenda, ya que es discriminada y considerada para gente humilde y las nuevas generaciones no tienen interés en aprender esta antigua receta, por ello es importante rescatarla y atréverse a probarla para que el colonche no se convierta en un recuerdo. 

csz