El arte de cocinar, pasión de la chef Lucy Acuña

Foto

Cd. de México.- Considerada como una de las mejores cocineras de México, con una larga  trayectoria y dueña de un reconocido restaurante, la chef mexicana Lucy Acuña compartió con Mesa para Dos su amor por la gastronomía.

Lucy Acuña recuerda que desde pequeña sintió un gran gusto a la cocina por herencia familiar, era la mayor de cuatro hermanas y en casa la hora de la comida era casi sagrada.

“En mi casa nos gusta mucho comer, para nosotros alimentarse bien es lo más importante”, compartió la chef.

El momento de elegir carrera no fue fácil, pues su mayor ilusión era ser chef y en aquel tiempo no existía esa profesión en ninguna escuela del país e irse al extranjero ni pensarlo, así que terminó estudiando la Licenciatura de Geografía en la Universidad Autónoma de México.

A pesar de ello la pasión de cocinar seguía ahí, por lo que se inscribió a distintos cursos de cocina e incluso impartió clases.

“La cocina es como un arte, es algo que traes, algo que nace”, aseguró.

Pero años más tarde su sueño volvía a materializarse… ella y su esposo fueron a vivir a Estados Unidos, donde estudiaron en una de las mejores escuelas de gastronomía en el mundo, el Culinary Institute of America en Nueva York.

Al volver a México la chef Lucy se dedicó durante quince años a la docencia en escuelas de gastronomía, también enseñó en escuelas secundarias y trabajó como Chef Instructor en la Universidad Anáhuac.

“Para mí cocinar es una realización, un placer; aunque llegue cansada a mi casa no soy de las que agarro algo y lo meto al microondas, no, siempre por más sencillo que sea el plato lo preparo con amor”.

Un sueño cumplido…

Con un golpe de buena suerte y gracias a su esfuerzo, pasión y preparación, se presentó una buena oportunidad para que la familia Acuña abriera su propio restaurante en Polanco. “Mi hijo y yo pintamos la sala de negro color pizarrón y empezamos a diseñar el logo del restaurante de Polanco y así nació Dulcinea”, uno de los mejores restaurantes de comida urbana de la ciudad.

Gran parte del éxito de su restaurante se debe a su concepto familiar, pues ella atiende personalmente el negocio, se preocupa y se interesa por ofrecer siempre lo mejor.

“Lo más importante para nosotros es que la persona que nos visita se sienta cómoda. Con ver que la gente come y regresa los platos sin comida, el día se hace feliz”.

La Chef reconoce que la cocina no debe ser egoísta: “Cocino con gusto, con amor. Soy de la idea de que hay que sentir pasión por lo que se hace y cuando estás cocinando tienes que pensar en que tienes que hacer algo que le guste a los demás, no hay que ser egoístas, hay que compartir”.

Ser mujer en la cocina…

A pesar de que las cocinas industriales siguen siendo dominadas por hombres, es cada vez mayor la apertura de las mujeres gracias a su gran sentido de organización, compromiso y creatividad.

“En las cocinas grandes el trabajo es duro y pesado, pero me gusta tener mujeres  porque hacen un buen balance, hacen una neutralidad”.

La chef Lucy Acuña es un ejemplo que el esfuerzo y superación, son el sazón perfecto para darle a la vida un mejor sabor. 

csz