Los sabores de Puebla están en "La Casa del Mendrugo"

Foto

Puebla, Pue.- Uno de los estados más visitados por su deliciosa gastronomía es Puebla, sus colores y sabores culinarios atraen a mexicanos y extranjeros diariamente, todos recorren sus calles en busca de tradición, experiencias y nuevos aromas en platillos típicos de la entidad.

Si les contara que sólo con escribir “Puebla” mi mente inmediatamente hace un recuento de los platillos que he probado: los chiles en nogada con su toque de nuez y granada, ¡uy! O un mole poblano acompañado de su pollito y arroz calientito, lo primero que hago es acercarme a olerlo, almendra y cacao son predominantes en su aroma.

Y cada platillo mencionado me abre un poco más el apetito, ahorita bien me podría comer una cemita tan grande y llenadora con queso derritiéndose a los costados, que te apresura a morderla antes de que caiga el queso.

Qué rico es ir a Puebla por su comida, su gente tan linda, sus muchas iglesias. Cada lugar tiene su historia, por ejemplo, “La casa del Mendrugo” ubicada en 4 sur 304, en el Centro Histórico.

Algunos te dirán “cuando llegues pregunta por Chuchita” y me encontré con que es ya muy viejita, tan viejita que data de la época preclásica, así es, Chuchita es un fósil descubierto en octubre del 2010, junto a ella tenía algunos objetos de cerámica y piedra que están exhibidos en el primer piso de este peculiar lugar.

La casa data de la segunda mitad del siglo XVI pero por muchos años estuvo abandonada. En el 2008 se inició un proyecto de recuperación para convertirla en un espacio cultural.

Y porque la gastronomía también es cultura, en la planta baja se ofrece servicio de restaurante de lunes a sábado desde las 8:00 hasta las 23:00 horas y los domingos de 9:00 a 18:00 horas. Es una excelente opción si buscas probar algo tradicional, económico y en un lugar agradable.

Además de su excelente servicio, cuentan con una carta variada que ofrece desayunos, platos fuertes de ave, res, pollo, sopas, entradas y algunos aperitivos que harán agradable tu visita. Sus bebidas son también algo a mencionar, ya sea una limonada, café o cóctel, su preparación es deliciosa.

Así tu visita será una experiencia total: en una casona del siglo XVI probarás los platillos más tradicionales de Puebla y podrás seguir recorriendo la carta hasta llegar a los postres, te atenderán cálidamente y al concluir podrás visitar el museo.